TEBB, Técnica de Estimulación Bilateral


Resultado de imagen de cerebro humano

 

PRESENCIAL y SKYPE

Desensibiliza. Desprograma. Reprograma. Rápida y Eficaz. Conexión directa con el subconsciente.

Para Todo tipo de shocks, traumas, fobias, pensamientos y hábitos de reincidentes, emociones y conflictos no resueltos ………. etc.

 

La Técnica de Estimulación Bilateral  está avalada por años de formación y práctica en técnicas de intervención psicoterapéutica de orientación neurofisiológica del trauma psicológico.

Estas técnicas parten del supuesto teórico de que el ser humano dispone de un mecanismo natural de curación y que, en el caso de estar padeciendo secuelas de eventos traumáticos o bien de situaciones no resueltas de malestar psicológico, su aplicación ayudará a activar este mecanismo consiguiendo en la mayoría de los casos que la experiencia desagradable pueda ser integrada y su recuerdo no active malestar, consiguiendo la liberación emocional del trauma y su integración cognitiva y emocional.

Tal como dice Siegel:” la emoción es tanto regulada como reguladora: En sus manifestaciones como eventos neurofisiológicos, experiencias subjetivas y expresiones interpersonales, las emociones interconectan varios sistemas dentro de la mente y entre las mentes” (Siegel, 1999). 

La emoción es la energía que impulsa, organiza, amplifica y atenúa la actividad cognitiva y, por otra parte, es la experiencia y expresión de esta actividad. La emoción implica un complejo estrato de procesos que están en constante interacción con el entorno. Estas interacciones implican procesos cognitivos (como la valoración o evaluación del significado) y los cambios físicos (como los cambios endocrinos, autonómicos y cardiovasculares), los cuales pueden revelarse como patrones repetidos a través del tiempo, lo que puede explicar los efectos del Trastorno de Estrés Postraumático en que la persona afectada revive el hecho traumático como si todavía estuviera sucediendo en el presente.

En el momento en que se sufre un trauma psicológico el sistema nervioso sufre un desequilibrio, probablemente debido a un cambio en la función de los neurotransmisores, que provoca que la información experimentada durante el evento   traumático   no   se   pueda   procesar   adecuadamente   con   lo   que   el material   original   se   conserva   en   un   estado   perturbado,   angustiante   y excitatorio que puede ser activado en cualquier momento por estímulos tanto internos como externos.

Las teorías recientes se centran en el factor común a todos los tratamientos basados en los Movimientos Oculares: La estimulación alternativa de los hemisferios cerebrales (Friedberg, 2003). Esta estimulación se puede conseguir mediante los movimientos de los ojos, toques alternativos en las manos, piernas o brazos, o estimulación auditiva.

La Estimulación Bilateral  se trata de una técnica de intervención psicoterapéutica que parte de la toma de conciencia y descripción de un estado o situación de malestar, por parte de la persona que lo sufre, y que conecta los pensamientos, imágenes mentales o recuerdos con las emociones y con las sensaciones corporales asociadas a este estado. A continuación, una vez definida la situación se procede a disminuir o extinguir el malestar asociado mediante la TEBB ejercida por el entrenador o por el mismo sujeto. Finalmente, se facilita la instauración de respuestas alternativas más adaptativas para la persona en el manejo y resolución de su malestar. Así, la mayoría de personas informan que la práctica del TEBB  provoca una sensación agradable de relajación y bienestar.

Existen otras técnicas en las que la estimulación bilateral está presente, como por ejemplo Técnica de Integración cerebral (TIC), Integración del Ciclo Vital (ICV), Tapping, EFT,  Brainspotting (BSP)

Todas ellas precisan que el terapeuta se posicione en un lugar secundario donde se cree un espacio que promueva la atención plena a lo que está sucediendo, sin pretender cambiarlo, interpretarlo ni criticarlo,  lo que permitirá que se active esa tendencia hacia la sanación de la que hablábamos anteriormente.

La TEBB se aplica complementariamente en un proceso psicoterapéutico verbal en donde ya se haya establecido la alianza terapéutica y un conocimiento previo de la historia de vida de la persona.

Por otra parte, la práctica del TEBB se puede realizar sin atender a ningún estado de malestar subjetivo con el fin de evocar un estado de relajación, bienestar y concentración.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *